Una impresora láser, en lugar de inyección de tinta, utiliza la tecnología láser para imprimir en papel. La inventó Gary Srtarkweather en el año 1969, cuando trabajaba para Xerox, pero solo empezó a comercializarse masivamente en los años ochenta. Al principio, este tipo de impresoras tenía un precio más elevado que ha ido disminuyendo con el paso del tiempo. Por esta misma razón, en el pasado estaban reservadas para empresas, pero en la actualidad las podemos encontrar tanto en hogares como en pequeños comercios.

¿Cómo funciona la impresora láser?

Una impresora láser funciona mediante el envío de datos por láser a un cilindro de metal, que crea mediante un espejo un área ionizada en el papel, donde se deposita y se fija el tóner, realizando así la impresión. Veámoslo paso a paso.

  1. La impresora recibe y almacena en su memoria interna la orden de impresión del dispositivo (PC, portátil, tableta o móvil) con la información de lo que hay que imprimir. Debe estar precargada con papel de una calidad acorde a lo que queramos imprimir, así como con tóner suficiente en el depósito; el tóner es una especie de tinta en polvo, diferente de los cartuchos de tinta de la impresora de inyección.
  2. El mecanismo electromecánico de la impresora láser prepara la hoja de papel según las especificaciones de la impresión que haya seleccionado el usuario.
  3. La impresora envía entonces los datos con un rayo láser a un cilindro de metal que también se conoce como tambor.
  4. Este tambor, que es fotoconductor, se carga con electricidad estática mediante un rodillo externo y atrae el tóner del cartucho.
  5. El tambor hace rodar el tóner sobre el papel. El rayo láser va rebotando en un espejo en movimiento, borra la carga positiva y crea un área de carga negativa en el papel. Marca así en qué partes la página debe quedar blanca o llevar tinta. Las partes que hay que imprimir son los puntos ionizados, es decir, los que adquieren carga eléctrica por la pérdida o ganancia de electrones.
  6. El tóner, que está también cargado eléctricamente, se adhiere únicamente a las zonas ionizadas, es decir, a los puntos que deben imprimirse.
  7. El papel con tóner pasa a través de dos rodillos calientes, también llamados unidad de fusión (rodillo de transferencia y cilindro fotoconductor). El calor y la presión de los rodillos fusionan las partículas de tóner en el papel y hacen que se adhieran a este permanentemente.
  8. El papel sale de la impresora láser impresa con una calidad y precisión bastante más elevada que con una impresora de inyección de tinta.

Las impresoras láser tienen varias ventajas sobre las de inyección de tinta: son más rápidas, pueden con trabajos de gran tamaño y la calidad es excelente. Aunque ahora son más baratas, si aun así el precio nos parece elevado, hay que recordar que este (al que hay que añadir el precio del tóner) se amortiza con más rapidez que en una impresora convencional.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad